MALPENSAR (octubre 06)

DES DEL WC Retroenllašos (0) Feu un comentari   
 

MALPENSAR

            Qui vol pensar malament, sempre troba un argument.

MADURAR (octubre 06)

DES DEL WC Retroenllašos (0) Feu un comentari   
 

MADURAR

            Per a madurar en la vida no sembla prou amb tindre experiències, per més fortes o intenses que aquestes siguen. Cal poder reflexionar per assimilar, pair, incorporar-les al bagatge intel·lectual i anímic.
            Si no, llisquen com pluja sobre paraigua.

RUTINA (octubre 05)

DES DEL WC Retroenllašos (0) Feu un comentari   
 

RUTINA

            La rutina no pertany a allò què passa, sinó a allò que és.

CARISMA (octubre 03)

DES DEL WC Retroenllašos (0) Feu un comentari   
 

CARISMA

            Hay hombres capaces de arrastrar gentíos, y otros que no.

            Sin embargo, mayormente se engañan, exageran atribuyéndose todo el mérito. Se hacen ilusiones pensando que dicho poder emana de la fuerza y solidez de su carácter, cuando lo cierto es que más bien se debe a la falta del mismo en la masa.

            Pese a todo, hay hombres capaces arrastrar gentíos, y otros que no.

GENTOLA (octubre 03)

DES DEL WC Retroenllašos (0) Feu un comentari   
 

GENTOLA


            Sembla inevitable: on n'hi ha gent, n'hi ha gentola.

ADOLESCENTES (octubre 03)

DES DEL WC Retroenllašos (0) Feu un comentari   
 

ADOLESCENTES

            Las últimas hornadas de adolescentes, al menos en mi ciudad, parecen -mayormente- no necesitar más que ropa deportiva cara, un teléfono móvil y un scutter.

            Resulta casi imposible verlos en su tiempo libre haciendo otra cosa que no sea enviar/recibir mensajes, o desplazarse inútilmente con su moto; a menudo, las dos cosas a un tiempo.

            Su grado de dependencia respecto de ambos aparatos es tal que parecen físicamente unidos a ellos. El teléfono ya no es sino un callo al final de su mano; el ciclomotor, una hemorroide entre sus nalgas: enorme, autopropulsada, flamante.

            No es difícil ver grupos de ellos en un parque o una acera, charlando o fumando, animados o apáticos, pero con su scutter bajo el culo. No pueden aparcarlo a tres metros escasos, en la calzada; no pueden sentarse en el banco o en el pretil. Son a tal punto inseparables que asusta, incluso da cierta grima, verlos tan íntimamente unidos que no lo estarían más si fuesen una especie de siameses o un híbrido hombre-máquina al estilo Robocop.

            Más de una vez he tratado de imaginarlos al volver a su casa. ¿Aparcan fríamente la máquina, en la calle o el garaje, olvidando de pronto sus lazos indestructibles? ¿O tal vez la suben a su cuarto y duermen con ella como si fuera el caballo de Calígula?

            He soñado a veces un Universo de pesadilla en el que no pueden en verdad descabalgar ni detenerse, condenados a circular perennemente, convertidos cada vez más en apéndice del chasis o, peor aún, en complemento prescindible de la carrocería: inútiles, superfluos, emitiendo constantes un zumbido monótono, como sus vidas.

            Creo que me estoy volviendo viejo...

Disseny de N.Design Studio
Amb motor Lifetype. Plantilla adaptada per Russian Lifetype