Estaba Dios contemplando la nada y se dijo:
     - Es demasiado sombrío. Esto o puede quedar así.
     De modo que decidió crear el Mundo.
     Admirado por su obra, reflexionó íntimamente:
     - Es demasiado hermoso. Esto no puede quedar así.
     Y, entonces, creó al Hombre.

.