La prodigalidad que se ejerce para impresionar es pura estupidez: las ánimas bienpensantes no se dejarán deslumbrar, mientras que las mezquinas siempre opinarán ser mayor lo oculto que lo mostrado y, por tanto, la juzgarán escasa, pese a todo.

.