PIENSA MAL...


      Dice un viejo adagio popular: “Piensa mal y acertaràs”.
     Seguramente esto es, estadísticamente, cierto.
    
Sin embargo, no puedo dejar de notar que a quienes tal practican –a menudo con eufórico entusiasmo– se les podría aplicar, casi sin excepción, este otro: “Piensa mal,  se te da tan bien...”