MÍO


             No sé en qué momento comenzó el hombre a poseer las cosas en vez de disfrutarlas, sencillamente. Pero en ese instante cayó víctima de su propia avidez, esclavo de su poder, sobre todo de destrucción.