No hay ojos feos. Lo feo, en todo caso, es la mirada.

.